Los hechos y las soluciones



Antes de seguir leyendo mi artículo o, si lo prefieren, una vez finalizado, les recomiendo leer la noticia en la que está inspirado. De esta forma podrán juzgar por ustedes mismos la naturaleza de los mismos.

Veamos pues. El PSOE extremeño propone una medida loable, que permitiría desahogar a numerosos estudiantes universitarios: aumentar de dos a tres el número de pagos de las tasas universitarias -al formalizar la matrícula, en enero y en abril- y crear un fondo que anticipe el pago de las becas del Ministerio. Hasta aquí todo parece razonable, nadie se negaría a una propuesta de este calibre. Ahora bien, la sugerencia viene sola, el qué sin el cómo. IU apoya la medida, pero la considera inviable sin tener en cuenta otros factores, como la sostenibilidad del presupuesto de la UEX. Suponemos que el Gobierno extremeño no acepta la medida ni a priori ni a posteriori, es decir, sin o con estudio posterior de viabilidad. Las razones no las sabemos. Solo tenemos una idea lanzada por la oposición, pero sin estudio de sostenibilidad económica, e IU defiende su prudencia, pero tampoco aporta soluciones paralelas. En cualquier caso, quien pierde es el ciudadano. Unos y otros echan tierra al oponente político, pero de soluciones nada. Poco importan al respetable las cuiras políticas o las propuestas lanzadas al vuelo, a sabiendas de que el adversario no las apoyará y de que así uno queda bien ante la opinión pública. 

En tiempos de crisis, toda propuesta de alivio al ciudadano debe sacarse de un presupuesto ajustado, que se gasta en función de las prioridades sociales de quien gobierna. Eso lo sabe todo aquel que tenga una economía familiar exigua. Si gasto en esto, debo quitar a aquello. Lo importante es saber elegir con sabiduría qué es lo realmente prioritario y dónde podemos permitirnos licencias.

El PSOE debiera haber aportado, junto a su propuesta, un informe de sostenibilidad presupuestaria, es decir, cómo vamos a apoyar a la Universidad sin ese montante inicial que le llega a través de los pagos de matrícula. Desde un punto de vista político, es muy fácil proponer ideas luminosas, que desacreditan a quien no las tome, pero sin decir cómo llevarlo a cabo. En principio, la actitud de IU es sensata, aunque no popular. Apela a un principio de responsabilidad, pero tampoco aporta soluciones eficaces que contenten a ambas partes, alumnos y UEX. La casa por barrer. Y del Gobierno extremeño qué decir. Oídos sordos y que las familias apenquen con el drama. 

Lo cierto es que el ciudadano está harto de que los problemas sociales siempre se resuelvan en clave de imagen interna, y no como una cuestión práctica. Nadie aporta una solución real al problema de los pagos universitarios sin recordar los pecados del vecino y sin aportar junto a su teoría mesiánica un procedimiento viable que haga factible el desahogo de los estudiantes y sus familias. En fin. Una más. Todos quieren que el otro quede mal frente a la concurrencia, sin saber que en el duelo todos perdieron y el ciudadano el primero. Me reafirmo: otro tipo de política es posible, pero esta no, por favor.

Cabe también disentir desde nuestra perspectiva de ciudadanos acerca de la información sesgada y poco argumentada que los partidos ofrecen a los medios, y la cobardía de éstos para ofrecer algo más que pinceladas basadas en frases al vuelo, hiladas con impostura por los protagonistas de la noticia. Los políticos se quejan de que los medios interpretan o buscan el titular de neón. Por su parte, los medios dicen transcribir simplemente el guión que ensayan cada día nuestros representantes públicos, a mayor gloria de su ego institucional. Y el ciudadano, en medio del fuego cruzado, es educado para asentir o despotricar, pero sin mayor criterio que su afecto apriorístico a su credo político o una indefensión aprendida que le condena al escepticismo político. Da la sensación de que ni unos y ni otros, prensa y políticos, juegan limpio cuando comunican los hechos, convencidos de que la ciudadanía entrará en su red de aforismos autocomplacientes, o peor, que la reproducción insaciable de esta dialéctica vacua acabará generando tal desazón que lograrán desgastar  la imagen pública del adversario. En este escenario los hechos poco importan, a menos que jueguen a favor de la lógica instrumental del partido de turno. 

Imaginemos una política real y directa, basada en demandas ciudadanas y soluciones políticas, nada más. Necesito poder pagar la Universidad a mis hijos. ¿Qué va a hacer usted para solucionarlo? Imaginen que el ciudadano obviara la retórica falaz que se amontona a diario en los medios, en manos de partidos interesados en mandar mensajes prediseñados. Que tan solo evaluara a sus representantes públicos bajo criterios de eficacia social, sin mediación de factores numinosos, fuerzas telúricas, liderazgos presidencialistas, credos ideológicos difusos. Imaginen que al mago se le viera el truco, la carta bajo la manga. Que incluso penalizáramos como debiera el juego sucio, la falaz narrativa, la publicidad engañosa, los malos resultados. No tenemos la política que nos merecemos, pero es bien cierto que tenemos la política que permitimos.

Anuncios

Aporta tu punto de vista

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s