Pensar la religión en democracia



¡Cuánto echa en falta uno un referendo sobre si la religión debe seguir o no dentro del sistema educativo! Una parte de la sociedad interpreta como regresivo que se mantenga en escuelas públicas la enseñanza confesional de la religión -no su estudio, sino su pastoral; es importante el matiz-. De entre estos ciudadanos, algunos radicalizan su posición: en ningún caso debe darse religión en las escuelas, sea un área impartida bajo arbitrio de la Iglesia o sin él. La religión debe eliminarse de la escuela. Sospechan la inclusión de esta área como un adoctrinamiento inquietante de la ciudadanía. 

Otros, más moderados (entre los que me incluyo), están dispuestos a buscar un consenso: religión sí, pero dentro del currículo oficial, ya sea como área aparte o contenido trasversal, presente en algunas las áreas de estudio; pero en cualquier caso impartida por titulados, sin control ni injerencia de las instituciones religiones. Y ecuménica, es decir, dar a conocer la diversidad religiosa y sus tradiciones e importancia cultural, así como valores de respeto hacia las diferencias en materia de confesión religiosa. Esta es una de las funciones esenciales del sistema educativo. La escuela como espacio de convivencia. 

En el otro lado del espectro, están aquellos que defienden el mantenimiento de la religión católica dentro del sistema educativo. También entre éstos hay de todo. Los más radicales no solo piensan que debe mantenerse, sino reforzarse. Es el caso de la Conferencia Episcopal, quien ve en ello una evangelización frente a la pérdida de valores en una sociedad democrática cautiva de su permisividad y ausencia de referentes últimos. 

Entre los moderados, defensores del mantenimiento de la religión católica en las aulas, están aquellos que defienden que ésta debe darse con respeto y libertad, fomentando el carácter ecuménico y tolerante del cristianismo. No creen en la imposición cultural, pero sí en la importancia de ofrecer a través de la escuela un servicio a aquellos que quieren mantener viva su fe, sin detrimento del diálogo entre religiones. No es raro encontrar entre numerosos profesores de religión fieles a esta actitud pedagógica, compatible con un laicismo moderado, no beligerante. 

El abanico es variado, nunca homogéneo, por mucho que determinados grupos de presión quieran pintar el tema del color de sus afectos. Se hace necesario el consenso de una ley sobre libertad religiosa, respetuosa con la diversidad cultural de la ciudadanía, pero valiente. Cierto que no podemos seguir con el actual modelo, pero tampoco aceptar extremismos regresivos. 

Quien aquí escribe se niega a aceptar que no sea posible concebir la escuela como un espacio de diálogo sobre religión (y muchos más asuntos de interés público), pero sin imposición ni segregación. El actual modelo y aquel que defienden de manera radical ciertos grupos de presión, dificultan esta voluntad de tolerancia, convirtiendo la escuela en reflejo de la polarización de discursos, en su mayor parte politizados y teledirigidos con alevosía. Se divide a los alumnos por opciones, en vez de ofrecer un modelo que permita la convivencia entre diferentes afectos espirituales, que sirva de laboratorio de tolerancia para la vida diaria. Para que este consenso tenga efecto, ambos extremos deben encontrar un punto medio de encuentro, y ceder ambos algo en su intransigente estancamiento.

Anuncios

5 Comments

  1. Yo imparto una alternativa a la religión que se llama “Cine y valores humanos” en el que vemos películas muy interesantes y que encantan a los chavales. Hay otras opciones que funcionan como contrapeso a la asignatura de religión que apenas escoge nadie. El resultado es bueno porque permite que exista una materia de cine que los educa como espectadores. Sin embargo, considero todo el montaje y el tinglado que hay en torno a la religión y no entiendo que todo un instituto tenga que crear una serie de materias de modo aleatorio para equilibrar la oferta de religión que es escogida por una ínfima minoría. Es absurdo. No tendría que existir en un centro público la materia de religión por tolerante que sea el enfoque. Es algo que en Francia mismo verían con suma extrañeza y no lo aceptarían jamás. Me pregunto en cuántos países del mundo se integra la religión católica en las materias de un curso de la ESO o bachillerato en la enseñanza pública. Es algo anómalo. Y que conste que yo estoy encantado porque me permite llevar a cabo el curso de cine con resultados excelentes. Pero es algo raro. Impropio de esta sociedad laica,

  2. El desastre se corrobora cuando cada parte hace de su capa un sayo a su medida. La vía de la conciliación, el acuerdo sólido sobre estas materias es esencial. Es un clamor en la calle que los políticos trasciendan su ideología para fijar leyes duraderas que pulsen la diversidad de la ciudadanía. El resto está ya comprobado que no funciona. Tampoco funcionaría quitarla; por lo menos de golpe.

  3. No hay tal arrimo de afectos, de intereses. Todo se compartimenta, Ramon. Lo mejor sería sacar las creencias de la escuela, pero tampoco hay nadie que se atreva. Hay mucho en juego, mucho voto al que molestar, creo. Lo de Ciudadanía, que imparto este difunto año, ha sido un desastre absoluto. Retirarla es un paso atrás, uno grande.

  4. Pero es función de la escuela ofrecer un espacio de convivencia, que propicie el diálogo, la confrontación de ideas. El actual sistema no lo ofrece. Es un modelo que divide a los alumnos por afectos; no provoca estar juntos, pensar juntos, pese a las diferencias. Ese es el problema. Y es misión del sistema educativo proporcionar esas experiencias.

  5. El problema es que ese profesortado aséptico no existe: o es firmemente creyente (y por ello, interesado en arrimar el agua a su molino) o será un profesorado tibio, frío en el enseñar, tal vez demasiado lejano de lo que hace y eso los niños lo notan.
    Yo creo que la religión es cosa del grupo religioso, es decir, de la mezquita musulmana, la sinagoga judía, el templo baptista o la parroquia católica.
    No veo problema en que dentro del programa de Educación para la Ciudadanía, ese que se ha cargado la derecha, se enseñen los principios básicos de todas las religiones y se explique la necesidad de respetar todo credo.
    No me considero imparcial: la iglesia católica me produce urticaria, pero eso lo veo secundari9o.

    Saludos,

    AG

Aporta tu punto de vista

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s